Running herrikoia.
Eta triatloia, mendia, igeriketa, ...

Lasterketako irteerako irudi bat, lehen metrotik Arroyo eta Roman nabarmenduz.
Unai eta Maitane, historikoak
UDABERRIKO LASTERKETA. ARROYO ETA GUERRERO-K ESTREINATU ZUTEN ERREPIDEKO 10.000 METROTAKO LURRALDEKO PALMARESA.

 

 
MARCO RODRIGO IKER AZURMENDI - Lunes, 14 de Marzo de 2016
 
DONOSTIA - La decimocuarta edición de la Carrera de Primavera no pasará a la historia como una más. En las hemerotecas figurará como la prueba que supuso la disputa del primer Campeonato de Gipuzkoa de 10.000 metros en ruta, una modalidad cuyo palmarés estrenaron ayer el tolosarra Unai Arroyo y la hernaniarra Maitane Guerrero. Cada cual a su manera, uno sufriendo el acoso de su rival más inmediato y la otra imponiéndose con mayor autoridad, ambos se alzaron ayer con un cetro territorial que mantendrán hasta 2017, cuando, a tenor de lo positivo de la experiencia, se pondrá en juego el título por segunda vez.
 
La carrera en su versión masculina se vio marcada por la ausencia de varios fondistas de calidad, presentes en Calatayud en el Campeonato de España de Cross. Faltaron a la cita Imanol Cruz, Ander Sagarzazu y Eneko Agirrezabal, lo que, unido al hecho de que Asier Cuevas se limitara a completar un entrenamiento rápido en carrera, limitó el cerco de la lucha por la victoria a Sergio Román y Unai Arroyo, ambos del Tolosa Club de Fútbol. Fue un duelo de poder a poder entre atletas pertenecientes a dos generaciones distintas, separados por 18 años. Román, a sus 40, mantiene la ilusión de un niño por la competición y por retos como el consistente en bajar de 31 minutos en 10.000 metros. Unai Arroyo, mientras, tiene 22 e inicia con buenas perspectivas su trayectoria como fondista, centrado en el cross pero con exitosas incursiones en el asfalto, como la de ayer en Donostia.
 
Los dos pusieron tierra de por medio desde un principio, y se entendieron a la perfección hasta el ecuador de la prueba. En pos del mencionado objetivo de Román, durante los días previos a la prueba se buscó alguna liebre que marcara un ritmo exigente de inicio, pero no hubo suerte y ambos tuvieron que alternarse los kilómetros en cabeza. Cuando estaban a punto de alcanzar el sexto, a la altura del Kursaal, Unai Arroyo comenzó a poner tierra de por medio, y enseguida logró abrir hueco. Al tolosarra, sin embargo, se le hizo algo larga la carrera. Y Sergio Román, todo tesón, fue poco a poco recortando las distancias hasta verse superado en meta por solo dos segundos. Pasaron el quinto kilómetro en 15.32, y el crono final del vencedor fue de 31.17. El ultrafondista Ibon Esparza completó el podio.
 

GUERRERO, SIN OPOSICIÓN

Menos historia tuvo la prueba femenina, en la que Maitane Guerrero no encontró oposición y convirtió su carrera en una lucha personal contra el reloj. Hasta ayer, su mejor marca en la distancia era de 36.46 en los 10 Kilómetros del maratón donostiarra, el pasado noviembre. En esta ocasión sus piernas auguraban un crono sensiblemente mejor y se lanzó a por el ambicioso objetivo de bajar de 36.20, un tiempo respecto al que tuvo durante todo el recorrido un colchón que apuró al final para detener su reloj en 36.19. La ventaja respecto a la ordiziarra Izaro Rubio, segunda clasificada, fue de dos minutos, y Lourdes Colomo, tercera, cruzó la línea de llegada con casi tres de retraso.
 

Azpimarratuak

Saioaren hasiera

Donostiarrak Twitter-en